Validéz de la factura emitida en Zona Franca

La factura de venta en Zona Franca se rige por cuatro alternativas:

1) Ceder la factura de origen a un tercero, endosando el reverso de la misma con el texto "Se cede la propiedad de la mercadería descripta a continuación con fecha……. a la firma……. y se deja constancia de que la misma ha sido abonada en efectivo" (o que ha sido abonada de la manera que corresponda).

2) El consignatario de la mercadería le factura a un tercero la venta. Si dicha mercadería se pretende nacionali-zar en Uruguay, debe proporcionársele al comprador también copia de la factura de origen, el Conocimiento de Embarque original válido para transferencia y segunda transferencia del despachante de la parte vendedora, al despa-chante de la parte compradora. Esto también es válido para el caso anterior.




3) El consignatario de la mercadería le factura o cede al usuario de Zona Franca la propiedad de la misma, según ejemplos 1 o 2 indistintamente, para que éste a su vez le facture al verdadero comprador. De esta manera el vendedor evita tener que entregarle al comprador la factura original, revelándole quien es su proveedor y a que precio adqui-rió el bien que está vendiendo. La factura y su correspondiente carta de pago, el usuario de Zona Franca la entrega al vendedor para que éste, una vez concluida la negociación comercial, se la dé al comprador final el Usuario de Zona Franca.




4) El consignatario de la mercadería puede convertirse en Usuario Indirecto de Zona Franca, facturando él mismo su propia venta y sin revelarle al comprador quién es su proveedor, ni el precio al que adquirió la misma. De esta forma, evita tener que solicitarle al Usuario Directo que le facture su venta a un tercero.


A los exportadores les da la oportunidad de autoconsignarse mercaderías, o consignarle a empresas de su con-fianza, para luego ser reembarcadas a cualquier parte del mundo, evitando riesgos en áreas conflictivas por razones económicas, sociales o políticas. Asimismo, asegura su presencia manteniendo un contacto más estrecho con los destinatarios finales.

Comercialmente, estimula a importadores y exportadores a incrementar con mayor seguridad mutua los intercambios comerciales y permite a ambos tener un stock en un área cercana a sus zonas de actividad sin el previo pago de derechos de importación, recargos, impuestos y demás cargas fiscales.


Triangulaciones


Pueden remitirse mercaderías a las Zonas Francas Uruguayas, procedentes de cualquier origen, para posteriormente ser reembarcadas con cualquier destino. El exportador de origen podrá consignar las mercaderías a ser envia-das a las Zonas Francas a cualquier persona física o jurídica. Vale decir, que podrá consignarla a sí mismo (autocon-signación), a una persona física residente o no (particular) o a una firma comercial (residente o no residente en Uruguay) indistintamente. Luego el consignatario de Zona Franca podrá facturar nuevamente dicha mercadería (refacturar) al destinatario final, o bien a cuantos intermediarios se desee, modificando o no su valor de origen.

Con relación a la cancelación económica o financiera de dicha operación, no existe en Uruguay ningún tipo de requisito, condicionamiento o control, por consiguiente no habrá que darle cuenta a nadie de como se realizó. Sin embargo, puede utilizarse cualquiera de los mecanismos comúnmente usados en comercio exterior carta de crédi-to (L/C), cobranza, giro de divisa, pago cash, etc. Existe total libertad bancaria y cambiaria, con libre tráfico de divisas, repatriación de capitales sin condicionamientos y con la cobertura del "secreto bancario" garantizado por ley.

Veamos un ejemplo de triangulación a fin de comprender mejor su operativa. El importador y destinatario final abre una carta de crédito transferible, divisible, negociable y confirmada (L/C) a favor del consignatario en Zona Franca. Puede utilizar este mecanismo o cualquier otro como ya vimos anteriormente para comprar la mercadería en cuestión, pero a efectos del presente ejemplo formulamos esta hipótesis.




El consignatario en Zona Franca divide la carta de crédito recibida dándole instrucciones irrevocables a su banco receptor y transfiere a favor del exportador de origen el monto correspondiente al valor de la mercadería que reci-birá de origen. Luego que se ha instrumentado la forma de pago, se procede al envío de la mercadería con su correspondiente factura de origen hacia la Zona Franca. Una vez llegada allí, el consignatario en Zona Franca emite una segunda factura al importador y destinatario final, remitiéndole la mercadería en la forma que éste se lo haya solicitado.

Este ejemplo es tan sólo una de las posibles formas de triangular operaciones de comercio exterior, usualmen-te utilizada por Tradings instaladas en las Zonas Francas. Se presentó a los efectos de exponer más claramente la operativa de las triangulaciones, aunque no para analizar exhaustivamente el punto, dado que no es éste el objeto perseguido aquí.



Procesamiento artesanal


Se puede realizar todo tipo de proceso artesanal sobre las mercaderías o materias primas que llegan a la Zona Franca .Entendemos por procesamiento artesanal aquellas operaciones que no modifican el origen de las mercaderías y no requieren maquinarias industriales para su realización. O sea que se pueden armar kits o desarmar productos terminados para sacarlos como kits o repuestos, es posible también recibir mercaderías de diferentes orígenes y ensam-blarlas, mezclarlas, etc.

Es posible hacerle un service a la maquinaria que ingresa a la Zona Franca o sacarla de la misma para ser repa-rada en el territorio nacional, previa gestión aduanera de Admisión Temporaria. También se puede llevar a reparar en terceros países y luego reingresarlas a la Zona Franca.